La PMcM se opone rotundamente a unas enmiendas del Reglamento Europeo de Morosidad que parecen escritas para beneficiar a las grandes empresas

Madrid, 15 de marzo de 2024.- La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) ha mostrado su total rechazo a la última batería de enmiendas del nuevo Reglamento Europeo contra la Morosidad en las relaciones comerciales, que serán votadas el próximo miércoles 20 de marzo por la Comisión IMCO del Parlamento Europeo, y que “parecen escritas para beneficiar a las grandes empresas”.

Una de las “más desafiantes” es que quieren eliminar la obligación de información de las grandes empresas sobre sus prácticas de pago, esto es, que “pueden pagar como les dé la gana y nadie se va a enterar”, denuncia el presidente de la PMcM, Antoni Cañete. En su opinión, la aprobación de esta enmienda demostraría el “poder de las grandes empresas por encima de la Unión Europea; esta medida supone un “total despropósito, más si cabe cuando en otros países están haciendo todo lo contrario, como es el caso de EEUU. Los americanos percibieron que era necesario que hubiera más información sobre los plazos de pago de las grandes compañías y al hacerlo detectaron unos plazos de pago impresionantemente largos”.

Otra de las enmiendas sobre la que la PMcM ha expresado su desacuerdo ha sido la de que para los productos de baja rotación los plazos de pago puedan ampliarse hasta los 120 días naturales a partir de la fecha de recepción de la factura. No obstante, hay otras enmiendas que, aunque son “peores” que la propuesta inicial, la PMcM las acepta porque las considera “razonables”, como es que el plazo de pago general de 30 días sea ampliable a 60 si incluye la necesidad de un periodo de certificación.

De aprobarse estas “desafortunadas enmiendas, las grandes empresas triunfarán dejando a las pymes desamparadas en una situación extra vulnerable, y esto no lo podíamos permitir”, manifiesta el presidente de la PMcM, Antoni Cañete. En la reunión de ayer del Board de la patronal europea de las pymes SME United, de la que Cañete es su vicepresidente, este consiguió transmitir a la patronal europea tanto la importancia de atajar la morosidad con acciones contundentes como la necesidad de que las pymes europeas tuvieran una postura unánime para evitar que las grandes empresas terminen ganando.

El posicionamiento de SME United será definido el próximo lunes 18 de marzo. En él, la PMcM espera ver recogidas la mayoría de sus recomendaciones. Según Cañete, es probable que SME United se muestre “en contra de la libertad de pactos y de los términos ambiguos, y abogue por que se fijen fechas de 30 días más otros 30 en determinados casos, y que Europa sea quien marque los plazos de pago de los productos de baja rotación, defina cuáles son y no se clasifiquen por sectores”.

En su opinión, se trata de medidas razonables que distan mucho de lo que persiguen insistentemente las grandes corporaciones, que incluso, “han llegado a ejercer unas terribles presiones sobre la Comisión provocando a finales de febrero el retraso de la votación de las enmiendas”.

Categorías

Entradas recientes

Blogs recomendados

¡Comparte esta historia en tus Redes Sociales preferidas!